12 de agosto de 2010. La ola de calor en Rusia continua azotando toda su parte occidental, ese día nos despedimos de Moscú con destino a Siberia con un poco de alivio debo admitir, la promesa de temperaturas más frescas en Irkutsk nos hacen anhelar la que sería la tercera parada del Transiberiano y además conocer en persona uno de los cuatro aeropuertos internacionales de Moscú, Sheremetyevo. Con algo de pesar por tener que cambiar el tren por el avión, si lo vemos desde otra perspectiva, el mismo viaje que en tren nos hubiese tomado tres días en hacer lo hicimos en cinco horas de avión, dadas las circunstancias fue la mejor opción y al final ganamos más días para los próximos destinos.

Estación de ferrocarril en Irkutsk

Irkutsk es uno de los destinos más importantes dentro de la ruta del Transiberiano. Es una ciudad con un número considerable de habitantes (más de 580.000) y una de las más importantes de Siberia, como centro comercial e industrial y por la cercanía con el Lago Baikal, una de las mayores reservas de agua dulce del planeta. Por regla general, todos los viajeros haciendo esta ruta bien sea desde Moscú o en sentido contrario desde Pekín, hacen parada en Irkutsk. El desarrollo de la ciudad viene dado principalmente por la decisión de extender las vías férreas desde Moscú hasta Siberia y continuarla hasta la costa pacífica de Rusia, ya que para finales del siglo XIX, el sistema de transporte y comunicaciones de Siberia con el resto del país era obsoleto y los caminos estaban en muy mal estado.

Centro de Irkutsk

Siberia a mediados del siglo XIX era el sitio perfecto para enviar a exiliados por razones políticas, dada su lejanía a otro país extranjero, por la extensión de su tierra y la dureza del clima. Muchas ciudades de la región incluida Irkutsk, fueron pobladas de forma indirecta por exiliados, campesinos fugitivos, y todos aquellos que escapaban de Rusia central hacia una tierra libre. La construcción del ferrocarril a Siberia comenzó en 1891 y trajo un mayor desarrollo a la región, convirtiéndose también en punto de paso hacia Mongolia y China. Actualmente Irkutsk posee una importante estación de trenes y un aeropuerto internacional.

Izbas en Irkutsk

La París de Siberia

Con el descubrimiento de oro hacia 1880 y la llegada de los primeros trenes transiberianos en 1898, la ciudad convirtió a mucha gente en millonarios de la noche a la mañana y el centro se comenzó a llenar de lujosas residencias neoclásicas (hoy venidas a menos) pero que en su momento fueron suficientes para que aún sea conocida como la “París de Siberia“. Hoy en día estas construcciones sobreviven entre grises bloques de apartamentos de la era soviética y afortunadamente aun persiste un tipo de construcción muy representativa de la región, que son las Izbas. Una izba es una casa rural hecha en madera y ejemplos de ellas existen desde hace siglos en la Rusia rural.

Originalmente de poco tamaño, una izba se construía con herramientas sencillas, desde el cortado manual de la madera con hachas al uso de cuerdas para sujetar la madera (el uso de clavos no era muy extendido debido a el alto coste del metal). A raíz de la llegada de un grupo de militares exiliados a Irkutsk, algunas casas de Siberia comenzaron a presentar algunos cambios como por ejemplo la ampliación del tamaño, la adición de una segunda planta y la aparición de tallas ornamentales en la madera, sobretodo en puertas y ventanas. Desafortunadamente la madera no es un material lo suficientemente duradero y muchas de estas izbas de Irkutsk están necesitadas de una gran restauración, algunas han llegado a hundirse un poco con respecto al nivel de la calle y lo más sorprendente es que aún continúan habitadas.

Conocer Irkustk es recomendable y necesario en esta parada del Transiberiano, pero por mi propia experiencia yo aconsejaría que lo más apropiado es pernoctar en Listvyanka, un pequeño pueblo a orillas del Lago Baikal, y accesible desde Irkutsk por autobús o ferry. Este lago tiene una profundidad máxima de 1600 metros y más de 600 kilómetros de largo, lo que lo convierte en el mayor de Asia y el más profundo del mundo.

Lago Baikal

Comida a orillas del Lago Baikal

El pueblo tiene una población de 2.000 personas, pero aún así tiene una buena variedad de sitios donde alojarse y buenos sitios donde comer junto a la costa del lago, aunque también es posible dormir en una de sus 22 islas. Un plato popular de la zona es el Omul, un pescado típico del lago Baikal y que se cocina en papel de plata y es servido con queso. Otra de las atracciones de los alrededores del lago es el Great Baikal Trail, que es una extensa red de 1.800 kilómetros de senderos y están funcionando desde 2003.

Estación de ferrocarriles de Irkutsk, próximo destino: Mongolia

Si quieres saber como empezó y continuó el resto del trayecto por Rusia, Mongolia y China, no te pierdas estos enlaces:

 

[googlemaps http://maps.google.es/maps/ms?msa=0&msid=201790474126817478014.0004aacc31309d083d2dd&hl=es&ie=UTF8&vpsrc=6&ll=51.920556,104.694214&spn=1.185788,2.334595&z=8&output=embed&w=425&h=350]